Apraxia: Cómo funciona y cómo afecta a las personas

La apraxia es un trastorno neurológico poco conocido pero que puede tener un impacto significativo en la vida de las personas que la padecen. Se caracteriza por la dificultad en la planificación y ejecución de movimientos voluntarios, a pesar de que la persona no presenta debilidad muscular o alteraciones sensoriales. En este artículo, exploraremos cómo funciona la apraxia y cómo afecta a las personas en su vida diaria.

La apraxia se considera un trastorno de la motricidad que afecta a la capacidad de una persona para llevar a cabo movimientos específicos o secuencias motoras. A diferencia de otras condiciones neurológicas como la parálisis o la debilidad muscular, en la apraxia los músculos y las articulaciones funcionan correctamente, pero la persona tiene dificultad para utilizarlos de manera coordinada y precisa. Esto se debe a un fallo en la comunicación entre el cerebro y los músculos involucrados en el movimiento.

Índice de contenidos
  1. Tipos de apraxia
  2. Causas de la apraxia
  3. Impacto de la apraxia en la vida diaria
  4. Tratamiento y manejo de la apraxia
  5. Conclusión

Tipos de apraxia

Existen varios tipos de apraxia, cada uno afectando diferentes áreas del movimiento. Algunos de los tipos más comunes son:

Apraxia ideomotora:

Este tipo de apraxia afecta la capacidad de una persona para realizar movimientos finos y precisos, como abotonarse una camisa o usar cubiertos. Las personas con apraxia ideomotora pueden tener dificultad para realizar gestos simples o seguir instrucciones que requieran una secuencia de movimientos.

Apraxia bucofacial u orofacial:

La apraxia bucofacial o orofacial afecta la capacidad de una persona para coordinar y realizar movimientos con los músculos faciales y bucales. Esto puede dificultar actividades como hablar, masticar, tragar o realizar gestos faciales.

TE VA A INTERESAR:  Optometría: cómo funciona y su importancia

Apraxia constructiva:

Este tipo de apraxia se caracteriza por la dificultad para realizar movimientos coordinados y precisos en tareas que implican construcción o ensamblaje, como armar un rompecabezas o construir una estructura con bloques.

Causas de la apraxia

La apraxia puede tener diversas causas, siendo las más comunes las lesiones cerebrales como accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales, traumatismos craneoencefálicos o enfermedades neurodegenerativas. La apraxia también puede presentarse en personas con trastornos del desarrollo como el autismo o en personas que han sufrido daño cerebral durante el desarrollo fetal.

La apraxia puede afectar tanto a niños como a adultos, y su gravedad puede variar significativamente de una persona a otra. Algunas personas solo tienen dificultades leves en ciertos movimientos, mientras que otras pueden tener dificultades para llevar a cabo cualquier movimiento voluntario.

Impacto de la apraxia en la vida diaria

La apraxia puede tener un impacto significativo en la vida de las personas que la padecen. La dificultad para llevar a cabo movimientos básicos o cotidianos puede llevar a problemas de independencia y autonomía. Las tareas que para muchas personas son simples y automáticas, como vestirse, peinarse o comer, pueden convertirse en desafíos diarios para las personas con apraxia.

Además de los desafíos físicos, la apraxia también puede afectar la comunicación y la interacción social. Las personas con apraxia bucofacial pueden tener dificultad para articular palabras correctamente, lo que dificulta la comunicación verbal. Esto puede llevar a una frustración y limitación en las interacciones sociales.

Tratamiento y manejo de la apraxia

Si bien no existe una cura para la apraxia, existen estrategias de tratamiento y manejo que pueden ayudar a las personas a mejorar su capacidad para llevar a cabo movimientos específicos. La terapia ocupacional y la terapia del habla son las principales formas de tratamiento utilizadas para la apraxia.

TE VA A INTERESAR:  Cómo funciona el dolor de estómago: causas, síntomas y tratamientos

La terapia ocupacional se centra en mejorar las habilidades motoras finas y la coordinación general del movimiento. Esto puede implicar ejercicios específicos para fortalecer los músculos y mejorar la coordinación mano-ojo. La terapia del habla se enfoca en mejorar la capacidad de planificar y ejecutar los movimientos de la boca y la lengua necesarios para hablar de manera clara y precisa.

Además de la terapia, existen ayudas técnicas y adaptaciones que pueden facilitar la vida diaria de las personas con apraxia. Estos pueden incluir herramientas de asistencia para comer, hablar o vestirse, así como técnicas de comunicación alternativas como el uso de imágenes o dispositivos de comunicación aumentativa y alternativa.

Conclusión

La apraxia es un trastorno neurológico que afecta la capacidad de una persona para planificar y ejecutar movimientos voluntarios. Aunque la causa exacta de la apraxia no se conoce en todos los casos, se cree que está relacionada con lesiones cerebrales o trastornos del desarrollo. La apraxia puede tener un impacto significativo en la vida diaria de las personas, tanto en términos de dificultades físicas como en las interacciones sociales. Sin embargo, con el tratamiento adecuado y el apoyo adecuado, las personas con apraxia pueden aprender a manejar sus dificultades y llevar una vida plena y significativa.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Apraxia: Cómo funciona y cómo afecta a las personas puedes visitar la categoría Estilo de vida.

¡No te pierdas estos artículos!